16 de diciembre de 2012

José Carlos Bouso: doctor.

José Carlos Bouso, investigador en el Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (IMIM) y colaborador en el International Center for Ethnobotanical Education, Research and Service, comparte con nosotros valoraciones acerca de su momento profesional, personal y de cómo está el mundo de la ciencia y la política. 

Estimado señor Bouso, lo primero déjeme felicitarle por la presentación y aceptación de la reciente tesis que le convierte en Doctor. Y permítame a su vez  tutearle por los ratos que hemos compartido pensando, bailando o  cuestionando algunos de los pilares básicos de la ciencia.

Moltes gràcies estimat amic.

1. La tesis que acabas de presentar se llama "Personalidad, psicopatología y rendimiento neuropsicológico de los consumidores rituales de Ayahuasca". ¿Cuál crees que es el principal resultado de esta investigación?

La tesis pronto estará colgada en la web de TESEO (http://www.mcu.es/TESEO/teseo.html), que es la base de datos de Tesis Doctorales, por lo que cualquiera puede acceder a ella. No lo digo por dármelas, sino simplemente porque cualquiera podrá contrastar lo que yo diga aquí. En cualquier caso, la tesis está compuesta por dos artículos que se publicaron en diferentes revistas y a los cuales también se puede tener acceso libre:

http://www.maps.org/w3pb/new/2010/2010_F_23207_1.pdf

http://www.plosone.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pone.0042421

De entre todas las conclusiones que presento en la tesis, yo resaltaría dos, una por artículo: la primera, que el uso continuado de ayahuasca en un contexto ritual no produce los típicos problemas que se asocian con el uso de otras drogas. Esto es, problemas de relaciones familiares, laborales, médicos, psiquiátricos y psicosociales. En el artículo y en la tesis, concluimos que es porque quizás los alucinógenos en general y la ayahuasca en particular son drogas diferentes a las demás drogas de abuso porque no hay evidencias de que actúen sobre los mecanismos de recompensa, etc. (algo discutible, por otra parte, pero este es otro tema). Pero puede haber una razón mucho más simple: el estudio se hizo en Brasil donde la ayahuasca disfruta de protección jurídica en el contexto de las iglesias ayahuasqueras, luego los resultados encontrados sobre los indicadores biopsicosociales de adicción pueden deberse perfectamente a que ni la ayahuasca, ni sus usuarios, están perseguidos y nada más.

El otro resultado importante, derivado del segundo artículo, es que no encontramos evidencias de que el uso continuado de ayahuasca deteriore las funciones cognitivas. Se administraron 3 pruebas clásicas para evaluar funciones neuropsicológicas y los usuarios de ayahuasca no solo no puntuaron peor que los controles, sino que incluso puntuaron en algunas pruebas mejor. Además, repetimos las pruebas un año después para replicar lo encontrado y los resultados fueron consistentes entre la primera y la segunda evaluación. Es curioso que el mérito principal de esta tesis haya sido replicar lo encontrado y a la vez haya sido lo más cuestionado tanto en la defensa de mi tesis como incluso entre los mismos miembros del equipo. Hoy día que se publica todo sin replicarlo antes está conviertiendo a la ciencia en un edificio sostenido por pilares de humo. Pero igual este es otro tema. Aparte de administrar pruebas neuropsicológicas pasamos pruebas de personalidad y de psicopatología y después de 15 años de consumo no encontramos evidencias de trastornos de personalidad o de psicopatología. Pero son pruebas en las que los sujetos se evalúan a sí mismos, además, esta tesis tiene un sesgo principal: hay evidencias de que la ayahuasca puede inducir trastornos psiquiátricos en algunas personas, luego trabajar con personas que llevan más de 15 años es dejar de lado quizás a la inmensa mayoría de los que se inician en el consumo. Pero lo que sí es evidente es que si la ayahuasca fuera neurotóxica esto tendría que verse en el rendimiento neuropsicológico de personas que llevan 15 años consumiendo con una frecuencia mínima de 4 veces por mes, y eso no ocurrió. Quizás la ayahuasca induce problemas psicopatológicos en algunas personas, pero lo que no parece es inducir neurotoxicidad, al menos evaluada con pruebas clásicas de función ejecutiva. Aquí se abre entonces una cuestión interesante, ¿qué tipo de cambios fisiológicos se producen en el cerebro de una persona que empieza a tener delirios y paranoia? en el caso de la ayahausca, al menos en los inicios del brote, no hay lesión neuronal, luego los síntomas deben deberse a algún tipo de cambio más molecular difícilmente observable con pruebas de rendimiento. Sería interesante hacer estudios de seguimiento a personas que se inician por primera vez en el uso de ayahuasca metiéndolas en máquinas de resonancia magnética y ver si se va produciendo algún tipo de cambio en sus cerebros. Pero esto es muy caro y nosotros somos pobres. 


2 . Podemos afirmar entonces, con todo el rigor que nos da la ciencia, que la influencia de los factores contextuales en conductas que, a priori pudieran parecer tener una incidencia puramente biológica (véase consumo de drogas), son centrales de cara a la aparición de consecuencias de tipo sanitario, legal, psicosocial. ¿Esto es correcto?

Bueno, no es que los factores contextuales tengan incidencia de tipo sanitario, legal y psicosocial en sí mismas como podría tenerlo la acción específica de un tóxico, pero sí tiene incidencia sobre las conductas que realizan las personas y esas conductas llevar acarreadas más o menos riesgos sociosanitarios. En el caso que nos ocupa, por ejemplo, la ley que sitúa a la cocaína en una lista de drogas fiscalizadas no tiene por sí mismo ningún efecto sobre la salud de nadie. Lo que tiene efecto es todo lo que tiene que hacer el usuario para conseguirla: desde infiltrarse en lugares donde reina la delincuencia y el crimen hasta tomar algo cuya dosis precisa y composición se desconoce, con todas las consecuencias que ello puede tener para la salud y la seguridad de uno. Lo peor es que un ordenamiento jurídico concreto no solo tiene efecto sobre el usuario, también, y generalmente, en mayor magnitud, sobre el no usuario. 

Por seguir con el ejemplo de la cocaína, su ordenamiento jurídico no solo afecta a la salud del usuario, como digo, afecta, incluso en mayor medida, a una cantidad incontable de no usuarios. Se podrían poner múltiples ejemplos: las condiciones de vida de comunidades indígenas que nada tienen que ver con el usuario porque pueden estar siendo acosadas por grupos de narcos, o haber sido desplazadas debido a la fumigación por parte de aquellos que luchan matando a muchos para que unos cuantos no tomen algo que desean, o a sistemas políticos enteros debido a debilitamientos democráticos por corrupción judicial, policial y administrativa. Sí, efectivamente los factores contextuales inciden sobre la salud de muchas personas, no solo de aquellos a quienes se pretende proteger. Lo surrealista del asunto es que haya tantas víctimas indirectas derivadas de las regulaciones al uso del comercio de las drogas. No olvidemos que ya existe una regulación del comercio de las drogas. Lo asombroso es que los gobiernos hayan decidido dejar esa regulación en manos del crimen organizado. Esto es una auténtica irresponsabilidad y denota un desprecio absoluto por el ciudadano ya que esta decisión lleva implícita el causar más daños colaterales que los que causan las drogas en sí a quienes las usan.
Volviendo a nuestro estudio, lo que encontramos es que la ayahuasca no tenía impacto sobre los indicadores clásicos de adicción o abuso de drogas, pero es que es evidente que esos indicadores son en buena medida reflejo de la situación jurídica de las drogas. Aquí hay pues dos cosas: por una, parece evidente que la ayahuasca no afecta negativamente a la salud de nuestros sujetos y, por otra, el contexto en el que se consume, que además parece proteger de problemas añadidos como es del consumo de alcohol o de otras drogas. En nuestras muestras los grupos de ayahuasca consumían menos alcohol y drogas que los no usuarios. Sería interesante repetir estas pruebas en sociedades en las que el uso de ayahuasca está perseguido por la ley y ver si se replican los resultados. Apostaría a que algunas medidas de psicopatología, como paranoia u obsesión, serían más altas en estos  últimos lugares y quizás algunos científicos se aventarían a concluir que es porque la ayahuasca produce paranoia e ideas obsesivas y pocos contemplarían la alternativa de que es perfectamente comprensible que personas que desarrollan prácticas perseguidas tengan niveles más altos de paranoia y obsesión; por no hablar ya de problemas asociados al consumo clandestino como es alteración de la vida familiar y social, laboral o legal. 

Todos estos son parámetros que se evalúan relacionados con el uso de drogas que suelen achacarse a las consecuencias del consumo pero que tienen lecturas más poliédricas.

3. Observo de tu primera respuesta que tienes un perfecto dominio del catalán. Debe ser porque ya estás más que asentado en Barcelona y en el IMIM. Me pregunto si echas de menos, por un lado, Madrid y, por otro, la UAM, lugar donde comenzó tu carrera de investigador.

Mi dominio del catalán es penoso (ríe). Dependiendo de quién lo hable lo entiendo más o menos y en general me gusta más cantado que hablado. Soy fan de Sisa desde hace años. Me gusta mucho Antonia Font (bueno, estos son mallorquines) y he ido conociendo músicos y grupos nuevos que me encantan (como Bremen o Roger Mas). Si bien buena parte de culpa en esto la tuvo  mi colega el Luva. Pero no hablo res de res (ríe). También me gusta leer literatura en catalán. Ahora estoy leyendo la Plaça del Diamant, un clásico de la literatura costumbrista catalana y un lugar para mi muy cercano porque vivo a 50 metros.

Claro que echo de menos Madrid. Tanto la ciudad como mis amigos. Pero trato de ir lo más posible. En realidad me considero Barceleño, o Madrilonés, tanto monta. Me siento a partes iguales catalán y madrileño. Aquí siempre me han tratado mejor que allí así que solo siento gratitud. De hecho, cuando empecé en la UAM en realidad fue aquí, y más concretamente justo aquí en el IMIM, donde más me ayudaron a empezar. Así que llevo viniendo por temas profesionales aquí desde hace casi 15 años y como no podía ser de otra forma si iba a seguir una carrera científica terminé asentándome aquí. Desde aquí también trabajo en ICEERS, un proyecto nuevo, formado por gente joven con el que vamos a cambiar el mundo (ríe). Respecto a la UAM, si desapareciera del mapa lo máximo que me produciría sería indiferencia.




4. La vida del investigador es, en general, dura. Más aun en un país como España donde desde la administración apenas se valora las enormes aportaciones que los científicos podéis hacer a la sociedad. Tu, amigo Bouso, fuiste el primer psicólogo que puso en marcha en España un estudio para evaluar el potencial de la MDMA como coadyunte en el tratamiento del Trastorno por Estrés post-traumático. Sin embargo, por motivos políticos y, a pesar de que los resultados preliminares eran altamente esperanzadores, el estudio se suspendió. ¿Qué te suscita este recuerdo? 

Uf! Está tan lejano en el tiempo ese recuerdo que creo que fue otra persona la que hizo aquello. Desde luego había que estar un poco "pirao" para meterse en una aventura así. No por la aventura en sí, sino por la falta de apoyos de todo tipo. Fue algo de llanero solitario que terminó partiéndome la crisma. Gracias a ese estudio viajé mucho e hice muchos amigos. Pero también el batacazo me supuso como poco duplicar el tiempo mínimo de doctorarme, con todas las oportunidades de empleo que mientras vas viendo pasar delante de ti. Creo que, de haber salido bien, mi situación ahora sería otra, mucho mejor de la que tengo ahora y mucho mejor aún de la que me espera. Y, mientras, se habría avanzado bastante en el conocimiento del tratamiento del Trastorno de Estrés Postraumático. Hoy en EE.UU. se está tratando a ex-combatientes de Irak con MDMA. 

Después de todo tan "pirao" no debía estar. Pero cuando se arriesga tanto se tienen muchas papeletas para perder, y eso es lo que ocurrió. En cualquier caso, el recuerdo, como tal, es bonito. ¡y tan lejano! Científicamente lo hice impecablemente pero me metí en un terreno en el que la política lo termina enmierdando todo. 

Me gustaría cambiar de profesión y dedicarme a la biología marina. Se desconoce absolutamente qué ocurre con un mamífero marino cuando se pone enfermo, bien por causas naturales, bien por el ataque de un depredador. Todos los mamíferos terrestres son capaces de encontrar remedios botánicos en sus ecosistemas. Se desconoce qué ocurre con los mamíferos marinos. Y la pregunta del millón, ¿con qué se droga un delfín o una ballena? el cerebro de algunos mamíferos marinos es más parecido al nuestro en cuanto a complejidad que el de del chimpacé o el bonobo, nuestros primos primates terrestres cerebral y genéticamente más emparentados. La razón es que su complejidad social es parecida a la nuestra, solo que viven debajo del agua y nosotros encima. En el pasado se hicieron experimentos en los que se dio LSD a delfines, pero eso no me interesa. Me interesa más qué recursos botánicos utilizan, si es que lo hacen. Este es el tema central de ICEERS también, la etnobotánica. De alguna forma esto sería etnobotánica también (ríe).

5. Entonces, ciencia y política van de la mano. ¿Qué repercusiones tiene esta asociación? ¿Qué le dirías tu, como experto en drogas y cerebro, a un legislador que tiene potestad para mantener la prohibición del uso de algunas sustancias psicoactivas? 

La ciencia es el arte de despolitizar la realidad y la política es la artimaña de falsearla. Esta es la verdadera relación entre ciencia y política. Los científicos no necesitamos a los políticos, son un estorbo y un freno constante. Nosotros ya sabemos organizarnos solitos constituyendo garantías para que no se produzcan abusos mediante los comités de ética y otros mecanismos. El único papel que debería desempeñar un político con relación a la ciencia es el de garantizar recursos y medios para poder investigar. Pero esto la clase política española, que ha sido tradicionalmente y sigue siendo hoy día la clase política más analfabeta de Europa, no consigue entenderlo.


Respecto a qué le diría a un legislador, bueno, creo que se necesita un giro en la toma de decisiones político-judiciales. Debería desaparecer de una vez por todas la ideología de las políticas sociosanitarias e instaurarse una especie de políticas basadas en la evidencia. En este sentido, con relación al tema drogas al legislador le diría: contraste usted los daños que pretende evitar con sus políticas con los daños que genera, contraste las evidencias de éxito que consigue y explíqueselo a la opinión pública. Pero no, son unos cobardes. O más bien unos vagos. Están todos muertos de miedo por si políticas eventualmente impopulares pueden hacerles perder votos. Pero eso no es cierto. Como digo, es un problema de vaguería porque si a la ciudadanía se le explican las cosas las entiende. La clase política española ha demostrado que no les interesa el bienestar de la ciudadanía sino el crecimiento endogámico de su clase que ha terminado fagocitando los recursos de todo el pueblo dejando a millones de personas en la ruina mientras ellos disfrutan de unos privilegios nunca antes vistos. Han pasado de servir al pueblo para servirse del pueblo. Y esto el pueblo lo sabe, de hecho, los políticos en general, los partidos políticos y la política se sitúan, después del paro y de los problemas de índole económica, en el tercer puesto de los principales problemas percibidos por la población española, según el C.I.S . ¿No es espeluznate que se haya perdido la confianza en quiénes se ha depositado mediante el voto democrático? ¿qué te parece si hablamos un poco de ciencia? (ríe) .


                                         Iboga. Imagen obtenida de Google.

6. Sí, mejor sigamos con una última pregunta respecto a ciencia. ¿Puedes explicar a los lectores de este blog en qué andas liado ahora que ya has presentado la tesis?


Bueno, respecto a mi trabajo en el IMIM (Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques), mi contrato incluía una claúsula de confidencialidad, así que no puedo decir gran cosa. Llevo aquí desde julio. Hasta entonces estaba en Sant Pau, en el equipo del Dr. Jordi Riba. De allí seguiremos publicando en breve todo lo que se hizo. 

Se han ido publicando los estudios de farmacología de la ayahuasca tanto tras compararla con d-anfetamina como tras la administración de dosis repetidas, que fue la tesis de mi estimado amigo brasileño Rafael Guimaraes. Tenemos estudios terminados sobre efectos a largo plazo con cannabis, cocaína y ayahuasca en los que, aparte de pruebas neuropsicológicas, hemos hecho neuroimagen en todas las diferentes variables que permite hacer una resonancia magnética. 

Aunque ya no estoy en Sant Pau, es posible que continúe colaborando con Jordi en estudios inminentes con alucinógenos botánicos en la línea de los estudios con ayahuasca. Aquí en el IMIM también vamos a desarrollar nuevos estudios de farmacología de diferentes drogas de síntesis que nunca antes se han investigado en humanos, así como en un nuevo tratamiento experimental para la adicción a la cocaína. Pero no puedo decir más.

Por otra parte, compagino mi trabajo en el IMIM con mi actividad en ICEERS (International Center for Ethnobotanical Education, Research and Service). ICEERS es una fundación joven, fundada en 2009, a la que me han dejado subirme para poner mi granito de arena. La misión de ICEERS es tender puentes entre el conocimiento etnobotánico tradicional y la medicina occidental. Estamos centrados principalmente en ayahuasca y en iboga/ibogaína. Hemos organizado ciclos de conferencias auspiciadas por instituciones como el Departament de Salud de la Generalitat de Catalunya y el IDT (Instituto da Droga e da Toxicodependência) de Portugal sobre ibogaína en el tratamiento de las adicciones. Hemos organizado cursos de formación en este campo. Hemos lanzado varias campañas, una de ella con más de cinco mil adhesiones en la que pedimos a la JIFE la descriminalización de plantas de uso tradicional. Hemos investigado matanzas de curanderos en Perú, etc.

También estamos trabajando en proyectos concretos como el inicio de un ensayo clínico en Brasil con ibogaína para el tratamiento de la adicción a la cocaína y nuestra ilusión sería iniciar alguno también en España. En unas semanas lanzaremos la nueva página web (www.iceers.org) y tenemos la ilusión de aportar nuestro granito de arena para conseguir un mundo mejor. Cuando uno trabaja con gente joven que además de ser de inteligencia superior a la media tiene ilusión, empuje y no le teme a nada, subirse a esa corriente de energía le hace a uno tener la sensación de que se van a conseguir muchas cosas importantes para el bienestar social.

7. Para ir finalizando la entrevista, déjame que te haga un pregunta. Tal vez la más seria de todas hasta el momento. Si te dijeran que el mundo se acaba pero que tu vas a sobrevivir a condición de que convivieses con uno de los siguientes personajes, ¿a quién elegirías? José Mourinho, Rosa Díez, Eduardo Hidalgo o Mª Dolores de Cospedal? Sé que te lo pongo difícil.

Bueno, de hecho parece que al mundo le quedan unos pocos días, el 21 era, ¿no? No creo que coja vacaciones antes pero por si no se acabara preferiría en el futuro seguir pasándomelo bien con Eduardo Hidalgo; llevo años sin ver la tele así que las otras 3 personas que mencionas sé que existen pero apenas sé nada de ellas y ya lo dice el refrán, más vale lo bueno conocido... (ríe)



Desde Neuronia te agradecemos que hayas puesto tu grano de arena en este blog, Dr. Bouso.

28 comentarios:

  1. Ahora me entero que la ayahausca, segun Carlos Bouso, es una "droga de abuso". Espero que sea un gazapo o errata del transcriptor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente el sentido de la oración hace denotar que entiende a la Ayahuasca al margen de las drogas de abuso.

      Saludos.

      Eliminar
    2. En mi caso, ahora me entero de que la ayahuasca sea, de hecho, una droga. Por lo que comentan los jaguaskeros siempre entendí que era algo así como el espidifen: una medicina; o, en su versión gastronómico-místicoide, como el vino –un alimento- o la hostia consagrada –un sacramento- o las tres cosas a la vez, que eso en la religión se estila mucho.

      Pero bueno, puestos a aceptar que se trata de una droga, si no es “de abuso” que venga Mescalito y lo vea…

      El Tío Bou nos habla de usos de 15 años a un ritmo de 4 tomas mensuales… a mí, por muchísimo menos me han tildado de yonki irrecuperable hahaha

      Además, no os empecinéis, hablar de “drogas” es como hablar de “marcos”. Los marcos, son todos “incomparables”, al igual que las drogas son todas “de abuso”. Y está bien que así sea. En esta sociedad tan pacata y políticamente correcta moooola que las drogas sean de abuso.

      Por lo demás: enhorabuena por la tesis, Doctor, ya te pillaré a ti por banda.

      Y en cuanto a usted, Mister Ken, ya hay que tener mala hostia para proponer un fin del mundo tan apocalíptico… en cualquier caso, yo, como tú, me quedaba con la Cospedal (el Bou es que, aparte de ser muy educado, es que no tiene remedio).

      petons

      Eliminar
  2. Piénsatelo, Tío Bou:

    http://www.eljueves.es/2012/03/19/cospedal_declara_catolica_pero_practica_marcha_atras_con_marido.html

    ResponderEliminar
  3. Por mi parte, desterraría del lenguaje la idiotez acuñada por los hijos de puta del NIDA para siempre jamás, pero entiendo que las malas compañías ejercen su influencia sobre José Carlos. Hablemos de "drogas ilegales" y dejémonos la neolengua drogabusológica para los profesionales del ramo -es decir, los sicarios de la prohibición.

    Edu, no hagas de abogado del diablo. Y tampoco olvidemos las sequías, siempre "pertinaces", o los alucinógenos, siempre "potentes", o las drogas incautadas, siempre "de gran pureza"

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo, DDAA, tan sólo un matiz: si no me equivoco droga de abuso es aquella que es autoadministrada fuera de un contexto y finalidad terapéutica, al igual que abuso de drogas es el uso que se le da a una droga fuera de un contexto y finalidad terapéutica. Efectivamente, una aberración linguística y, sobre todo, conceptual. Lo dicho, completamente de acuerdo en desterrar el término y el concepto.

    Pero desterrarlo para todas, porque no me parece de recibo que algunas personas (iba a decir algunos, pero no quiero meterme en más líos linguisticos) den por válidos el término y el concepto cuando se aplican a sustancias como la MDMA o el Jenkem y no cuando se habla de la ayahuasca. A fin de cuentas, aunque haya miles y millones de personas que toman esa droga en contextos chamánico-teperáuticos, muchos otros se la administran de forma completamente ajena a esos contextos y esas finalidades (mira, yo mismo la he tomado unas pocas veces así, en plan recreativo puro y duro, mezclándola con butifarra y todo lo demás). De hecho, sin estar nada puesto en el tema, tengo entendido que en el propio Amazonas se toma frecuentemente de manera puramente hedonista, recreativa. Así que, bueno, que sí, que tienes razón, como casi siempre, pero a lo que voy: el término, o no lo usamos (que va a ser lo mejor) o lo usamos para todas, que personalmente, más que el término "drogas de abuso" (que hasta tiene su morbillo) lo que me hastía es el rollito de que "el vino no es una droga, es un alimento"; "la ahayuasca no es una droga, es una medicina"; "la coca no es una droga es una..." planta?

    Feliz Navidad

    PD: por cierto, ahora que digo esto... el otro día no viniste a ver a Marichalar... me dijeron que era tu cumple FELICIDDES!!! Nos debes unas cañas.

    ResponderEliminar
  5. He quitado la moderación de comentarios para que esto fluya como gota en plata.

    ResponderEliminar
  6. Al igual que expresiones como "hijo natural" -hoy he flipado en colores al enterarme de que en Italia acaban de suprimir este concepto de su ordenamiento jurídico- o "sexo extramarital", la de "drogas de abuso" no tiene nada de científico y sí mucho de puritano, así que debería desaparecer del lenguaje científico, o mejor, no debería haberse utilizado en la puta vida. Y también son puritanos los que dicen que la ayahuasca no es droga, sino medicina, sacramento o cualquier otra gilipollez eufemística. Es todas esas cosas a un tiempo y muchas más. Espero que nos veamos pronto, ya que el día de mi cumple no pudo ser.

    ResponderEliminar
  7. ¿moderación? anda, coño, ¡qué casualidad! esas son las que yo tomo: "dronjas de moderación", en la cañada real gitana ultimamente están de muerte, como en el madr... uff bueno, mejor me callo.

    ResponderEliminar
  8. Nahhh tío, si al final estamos siempre de acuerdo, lo que pasa es que te gusta tocarme las pelotas y encima te cansas rápido y me dejas con ganas de más.

    Pues nada, a ver si nos vemos en mi cumple y pago yo tus cañas.

    ResponderEliminar
  9. Voy a preparar una entrevista para hacerte a ti, Edu. Te dejaré un espacio libre para que puedas darle al Alberdi.

    ResponderEliminar
  10. Haz lo que debas, Mr Ken, será un honor, eso si, espero que no se enteren los Mass Media, porque hace tiempo que les había propuesto una serie de entrevistas para yonki-corazón-rosa sobre la "generación mimosista", que empezaría por los ancestros (Usó) y terminaría por... vos hahaha.

    Y es verdad.

    Pero, en serio, sería un placer aparecer (uys, me ha salido una poseia modelna, ¿no?) en tu neuronia. y ok, ya me encargaré de darle carnaza linguistica-conceptual al Alejo (por cierto, se te ha pasado lo de "el alcohol y otras drogas" hahahaha la verdad es que el Bouso está que lo tira hahahah)

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Hola,

    1) Pensé que se habría entendido mejor por qué utilicé, a propósito, el eufemismo "drogas de abuso". Hago toda una diatriba en la entrevista, al final de la primera pregunta, creo, en la que trato de destierrarlo para siempre explicando que el término "abuso" para referirse a drogas depende de las circunstancias sociojurídicas. Explico que no hay indicadores de abuso en nuestro estudio, no porque la ayahuasca no pueda ser "abusada" (algo en lo que no me voy a meter), sino porque esos indicadores dependen más de la situación jurídica de la sustancia que de la sustancia en sí. Explico que eso es lo más interesante de ese paper, que aún concluyendo esto fue publicado en la revista líder de la drogabusología, por cierto. Lo mismo sobre las posibles secuales psiquiátricas. Ponía el ejemplo de la paranoia y la obsesión y de cómo posibles secuelas que pueden achacarse al consumo pueden explicarse por la situación jurídica de la sustancia. Otro ejemplo de esto que digo puede verse aquí:

    http://todoesdroga.blogspot.com.es/2011/11/esta-fundido-el-cerebro-de-los.html

    2) Respecto a lo que ha originado tanta discusión en menéame, sobre si necesitamos o no a los políticos, parece que a todo el mundo se le ha pasado desapercibida esta frase mía que aparece en la entrevista:

    -- El único papel que debería desempeñar un político con relación a la ciencia es el de garantizar recursos y medios para poder investigar. --

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Para no pasarse desapercibida hay que leerse la entrevista y no sólo el titular de Menéame. Algo que, estoy seguro, han hecho muy pocos ;)

    ResponderEliminar
  13. Pos ya no hay más que decir hahahaha

    ResponderEliminar
  14. Buena llamada al orden, JC, pero si la expresión de marras hubiera ido entrecomillada no habría dado lugar a error.

    ResponderEliminar
  15. otro tema es el de hablar de alucinógenos, ideología prohibicionista en vena, la reproducción de los sintomas esquizoides con estas sustancias como lo relevante... Basta con saber qué es una alucinación para ver la ideología prohibicionista de tal expresión. Claro que entiendo que el gremio impone. Estamos a años luz de gentes como Lewin y Ott y el gazapo con eso de drogas de abuso quizá venga por ahí... Lo que está escrito está escrito.
    Qué los políticos debe simplemente poner dinero... Joder menudo chollo a vivir de los demas a golpe de subvención... Vamos que nadie puede evaluar la oportunidad de una investigación si no es científico. No existe la etica ni el sentido de lo más oportuno politicamente para una sociedad... Eso te lo crres o nos lo cuentas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José Carlos Bouso9 de enero de 2013, 11:57

      hola anónimo, por alusiones,

      el primer párrafo de tu mensaje lamentablemente no lo entiendo. no sé si te refieres a que hablar de alucinaciones para referirse a los efectos de ayahuasca y similares te molesta o algo así. no sé, ¿de verdad que los alucinógenos no producen alucinaciones? incluso wasson, el que acuñó ese término extraño plagado de protestantismo, enteógeno, en su primer relato sobre su experiencia con hongos con María Sabina habla de que tuvo alucinaciones, que veía cosas donde no las había. que esto sea patológico o no es otro tema. de hecho, para algunas personas termina siéndolo, les guste o no a los enteogenófilos.

      Respecto a lo que está escrito, eso, está escrito: toda una argumentación, basada en las evidencias de nuestros estudios, de cómo las drogas de abuso solo lo son si están judicialmente perseguidas. Pero no hay que explicarlo más, quién quiera entender ahí está el texto.

      Respecto a eso de vivir de los demás me hace gracia. Si uno trabaja para la industria farmacéutica se le acusa de servir al sistema capitalista para la cronificación (y no curación) de las enfermedades, entre otras muchas maldades. Y si uno trabaja con dinero público haciendo investigación independiente es un jeta porque vive de los demás. ¿no es alucinante?

      ¿De verdad es la agenda política la que debe decidir qué se investiga y qué no? ¿te lo crees o me lo cuentas?

      Eliminar
    2. Sobre el dinero público destinado a la ciencia sobre las drogas, entiendo que los gobiernos deberían fomentar la investigación sobre estas sustancias, pero lo que hacen es despilfarrar sumas enormes para promover pánicos morales y sostener engendros como el NIDA (cuya directora parece una retrasada mental profunda) o la bochornosa y pomposamente denominada "Comisión Clínica de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas", que parece integrada por los más tontos de la clase y cuya relevancia, no ya científica, sino meramente racional, es equivalente a cero. Enlazo una entrevista con la puta de los narcos (Nora Volkow) para ilustrar lo que decía antes sobre esta payasa

      An Addiction Expert Faces a Formidable Foe - Prescription Drugs - NYTimes.com

      Eliminar
  16. "Estamos a años luz de gentes como Lewin"

    Gracias a Dios hahahah

    ResponderEliminar
  17. Hola, he leído sobre las investigaciones de José Carlos Bouso y en EEUU con el MDMA, y me gustaría saber si existe algún estudio en marcha para tratar la ansiedad social con MDMA, en España o en otro lugar, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Al:

      Para estas cosas deberías bucear profundamente por la página de MAPS: www.maps.org

      Pero así a vista de primeras puedes echar un ojo a esto: http://www.maps.org/research/mdma/litupdates/

      Gracias por participar en este sitio.

      Eliminar
  18. hola, he leído un poco sobre las investigaciones de José Carlos Bouso y en EEUU con MDMA y me gustaría saber si existe algún estudio en marcha para tratar la ansiedad o fobia social con MDMA, gracias

    ResponderEliminar
  19. Gracias por la info Mr. K y enhorabuena por el blog.

    Según esto parece que el MAPS está iniciando ahora una investigación. Mi interés es como paciente del susodicho trastorno, aunque que yo sepa no soy autista, incluso la imagen que tengo de un autista es incompatible con los dos años de universidad que les piden a los participantes en el estudio... supongo que aquí en España no habrá nada parecido a esto ni ningún terapeuta interesado en este tipo de experimentos ni similares, bueno, si alguien tiene alguna orientación os lo agradezco.

    Saludos

    ResponderEliminar